Los hermanos reformados

(c) Palace of Westminster; Supplied by The Public Catalogue Foundation

Los cristianos reformados son conocidos comúnmente como calvinistas, pero llamarlos de esa manera es un poco confuso. Si bien Juan Calvino (m. 1562) es la figura más popular de la tradición reformada, él no fue ni su fundador ni el escritor de las confesiones doctrinales de las iglesias reformadas de hoy en día.

Los orígenes de la tradición reformada se pueden encontrar en el movimiento de reforma eclesial liderado por el sacerdote Ulrico Zuinglio (m. 1531) en Zúrich en la primera parte del siglo XVI. A pesar de tener muchas cosas en común con el pensamiento de Zuinglio, Martín Lutero rehusó unir sus fuerzas a las del reformador de Zúrich debido a desacuerdos con respecto a la eucaristía o cena del Señor. El movimiento de Zuinglio se desarrolló independientemente del luterano, y teólogos posteriores a Zuinglio refinaron las creencias reformadas, propagándolas por el resto de Europa y el mundo. La forma que la iglesia reformada tomó en Escocia bajo la influencia de Juan Knox (m. 1572) llegó a conocerse como presbiterianismo.

Hasta el día de hoy las iglesias reformadas tienden a adoptar la Confesión Belga (1561) como su afirmación de fe, mientras que los presbiterianos usan la Confesión de Fe de Westminster (1646). La predestinación––la elección divina, anterior a la creación del mundo, de todos aquellos que habrán de ser salvos––es la doctrina que más se asocia a la teología reformada, pero en sí la predestinación no es el corazón de su sistema. El verdadero centro se encuentra en la afirmación enfática de la gracia de Dios. La razón por la que Dios, no sólo predestina a los que han de salvarse, sino que envía a su Hijo Jesucristo a morir por pecadores es el amor gratis e inmerecido del Dios eterno a quien los seres humanos le deben absolutamente todo. El capítulo 7 de la Confesión de Westminster elabora esta idea de la siguiente manera:

La distancia entre Dios y la criatura es tan grande, que aún cuando las criaturas racionales le deben obediencia como a su creador, sin embargo, ellas no podrían nunca tenerlo a él como su bienaventuranza o galardón si no es por alguna condescendencia voluntaria por parte de Dios, habiéndole placido a éste expresarla por medio de su pacto […] El hombre, por su caída, se hizo incapaz para la vida que tenía mediante aquel [primer] pacto, por lo que agradó a Dios hacer un segundo pacto, llamado comúnmente el pacto de gracia, según el cual Dios ofrece libremente a los pecadores vida y salvación por Cristo, exigiéndoles la fe en él para que puedan ser salvos, y prometiendo dar su Espíritu Santo a todos aquellos que ha ordenado para vida, dándoles así voluntad y capacidad para creer.

Aunque no todos los cristianos reformados y presbiterianos se identifican a sí mismos como evangélicos, e incluso algunos de éstos han abandonado creencias tradicionales a favor de un pensamiento más secular, muchos están contentos de afirmar confesiones evangélicas como las que tenemos en esta página web, y de hecho se asocian con otros evangélicos por medio de ministerios interdenominacionales a niveles nacional e internacional. Estos hermanos reformados nos recuerdan al resto del pueblo evangélico a dar gracias a Dios por todo lo que tenemos, incluso nuestra propia fe, y a no gloriarnos por nada. Como enseñó el apóstol Pablo en 1 Cor. 4:7, «¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?» (RV60). Por lo tanto, alabemos a Dios por medio de Jesucristo siempre «porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.» (Rom. 11:36).

¿Qué piensas tú? ¿Qué otras contribuciones hacen los hermanos reformados al resto del pueblo evangélico?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s