La regla de la fe (versión completa)

ancient church

Desde el inicio de la iglesia, los cristianos nos hemos definido por la fe que confesamos: “Ésta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Rom. 10:8-9 RV60). Los credos o confesiones de fe más famosos de la historia de la iglesia se formularon en el cuarto siglo, pero mucho antes de estos famosos credos, la iglesia ya apelaba a la regla de la fe.

La regla (regula en latín; kanon en griego) era el término que usaban los cristianos de los primeros siglos para referirse a la confesión de fe más básica de la iglesia. Este resumen doctrinal debía guiar todo lo que los creyentes creían y practicaban, incluso cómo interpretaban las Escrituras. De ahí el nombre de regla: ella regulaba o controlaba la vida de la iglesia. Todo lo que los cristianos pensaban, decían y hacían debía ser consonante con la regla. La regla también ayudaba a las iglesias a identificar comunidades hermanas. Por otro lado, la iglesias rechazaban a toda persona o grupo que tuviera creencias o prácticas contrarias a la regla. La regla era, por decirlo así, un compás para toda la vida.

Interesantemente, aunque los cristianos de diferentes partes compartían el concepto de la regla, no había una sola fórmula que todos usasen, probablemente porque no había un medio de imponer tal cosa en los primeros siglos del cristianismo. Por otro lado, cada maestro elaboraba ciertas partes de la regla según su necesidad, especialmente para combatir falsas doctrinas. De todas formas, al comparar las diferentes formulaciones de la regla, podemos ver que existía un consenso impresionante entre los cristianos a través del imperio romano.

El contenido de la regla parece seguir la fórmula trinitaria en que los nuevos creyentes eran bautizados (Mat. 28:18-20). En otras palabras, la regla afirmaba lo que la iglesia creía acerca de cada uno de los miembros de la Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Desde esta perspectiva, podríamos decir que la regla era la manera en que los primeros cristianos entendían el evangelio, el mensaje que se debía aceptar para ser parte de la iglesia de Cristo. A continuación podemos ver dos muestras de la regla en las propias palabras de algunos de los maestros más destacados de los siglos segundo y tercero. Al leer los siguientes ejemplos, sería útil notar los paralelos de la regla con la predicación de los apóstoles presentada en el Nuevo Testamento (Hechos 2, 3, 10, 13, 17; 1 Cor. 8:6; 15:1-11;  1 Tes. 1:9ss).

Ireneo, discípulo de Policarpo, discípulo del apóstol Juan, escribe cerca al año 180 en su tratado Demostración de la predicación apostólica (6):

He aquí la regla de nuestra fe, el fundamento del edificio y la base de nuestra conducta: Dios Padre, increado, ilimitado, invisible, único Dios, creador del universo. Éste es el primer y principal artículo. El segundo es: el Verbo de Dios, Hijo de Dios, Jesucristo nuestro Señor, que se ha aparecido a los profetas según el designio de su profecía y según la economía dispuesta por el Padre; por medio de Él ha sido creado el universo. Además al fin de los tiempos para recapitular todas las cosas se hizo hombre entre los hombres, visible y tangible, para destruir la muerte, para manifestar la vida y restablecer la comunión entre Dios y el hombre. Y como tercer artículo: el Espíritu Santo por cuyo poder los profetas han profetizado y los padres han sido instruidos en lo que concierne a Dios, y los justos han sido guiados por el camino de la justicia, y que al fin de los tiempos ha sido difundido de un modo nuevo sobre la humanidad, por toda la tierra, renovando al hombre para Dios.

Tertuliano, el primer gran autor cristiano en latín, escribe cerca al año 200 en su tratado Prescripciones contra todas las herejías (13):

Esta regla de fe es lo que prescribe la creencia de que hay un solo Dios, y que Él no es otro que el Creador del mundo, que produjo todas las cosas de la nada a través de su propia Palabra, quien fue lo primero emitido; que esta Palabra se llama su Hijo, y, bajo el nombre de Dios, fue vista de diversas maneras por los patriarcas, escuchada en todo momento en los profetas, finalmente descendió por el Espíritu y el Poder del Padre en la Virgen María, se hizo carne en su vientre y, habiendo nacido de ella, se presentó como Jesucristo; desde entonces predicó la nueva ley y la nueva promesa del reino de los cielos, obró milagros; crucificado, resucitó al tercer día; habiendo ascendido a los cielos, se sentó a la diestra del Padre; envió, en lugar de sí mismo, el poder del Espíritu Santo para guiar a los que creen; vendrá con gloria para llevar a los santos a disfrutar de la vida eterna y las promesas celestiales, y para condenar al malvado al fuego eterno, después de la resurrección de estas dos clases, junto con la restauración de su carne. Esta regla, como se probará, fue enseñada por Cristo y no plantea entre nosotros más preguntas que las que presentan las herejías y que hacen que los hombres sean herejes.

Orígenes, el teólogo más influyente de la iglesia del tercer siglo, escribe cerca al año 220 en su tratado sobre Los principios (Prefacio 2-4):

Muchos de los que profesan creer en Cristo no están de acuerdo entre sí no sólo en las cosas pequeñas e insignificantes, sino aun en las grandes e importantes, como es en lo que se refiere a Dios, o al mismo Señor Jesucristo, o al Espíritu Santo; y no sólo en cuanto a estos asuntos, sino también en cuanto a otros, como son las existencias creadas, a saber, los poderes y las virtudes santas; por esto parece necesario que acerca de todas estas cuestiones sigamos una línea segura y una regla clara; luego ya podremos hacer investigaciones acerca de lo demás…  Cuando entre los muchos que piensan tener los sentimientos de Cristo hay algunos que opinan de manera distinta que los demás, hay que guardar la doctrina de la iglesia, la cual proviene de los apóstoles por la tradición sucesoria, y permanece en la iglesia hasta el tiempo presente; y sólo hay que dar crédito a aquella verdad que en nada se aparta de la tradición eclesiástica y apostólica… Los puntos particulares claramente entregados en la enseñanza de los apóstoles son como siguen:

Primero, que hay un Dios, que creó y ordenó todas las cosas, quien, cuando nada existía, llamó todas las cosas a la existencia. Dios desde el principio de la creación y la fundación del mundo; el Dios de todos los justos, de Adán, Abel, Set, Enós, Enoc, Noé, Sem, Abrahán, Isaac, Jacob, los doce patriarcas, Moisés, y los profetas; y que este Dios, en los últimos días, como había anunciado de antemano por sus profetas, envió a nuestro Señor Jesucristo para llamar en primer lugar a Israel de vuelta a Él, y en segundo lugar los gentiles, después de la infidelidad del pueblo de Israel. Este Dios justo y bueno, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, Él mismo dio la ley y los profetas, y los Evangelios, siendo también el Dios de los apóstoles y de los Testamentos Viejo y Nuevo.

En segundo lugar, aquel Jesucristo mismo, que vino al mundo, nació del Padre antes de todas las criaturas; y después de haber sido el siervo del Padre en la creación de todas las cosas: “Todas las cosas por él fueron hechas,” en los últimos días, despojándose a sí mismo (de Su gloria), se hizo un hombre, y se encarnó aunque era Dios, y mientras fue hombre permaneció siendo el mismo Dios que era; y asumió un cuerpo como el nuestro, distinguiéndose de nosotros sólo en que nació de una virgen y del Espíritu Santo; así este Jesucristo nació realmente y realmente sufrió, y no soportó esta muerte sólo en apariencia, sino que realmente murió y realmente resucitó de entre los muertos; y que después de su resurrección Él habló con sus discípulos, y ha tornado arriba (en el cielo).

En tercer lugar, los apóstoles cuentan que, después de la Ascensión, el Espíritu Santo es asociado al Padre y al Hijo en honor y dignidad. Pero acerca de Él no podemos decir claramente si ha de ser considerado como engendrado (nato) o inengendrado (innato), o si es o no Hijo de Dios; ya que estos son los puntos que tienen que ser investigados desde la Escritura sagrada según lo mejor de nuestra capacidad, lo que exige una investigación cuidadosa. Y que este Espíritu inspiró a cada uno de los santos, tanto profetas como apóstoles; y que no hubo un Espíritu en los hombres de la antigua dispensación y otro en los que han sido inspirados en el advenimiento de Cristo, lo cual se enseña con mucha claridad en todas las iglesias.

La regla de la fe nos ayuda a los evangélicos a identificar las creencias más básicas y fundamentales que la iglesia ha defendido desde su inicio. Laregla también nos recuerda que estas creencias deben ser el centro de nuestra propia enseñanza hoy y siempre. Además, la regla nos enseña que la fe en el Padre, el Hijo y el Espíritu debe guiar todas nuestras ideas y prácticas. Por último, la regla nos motiva a unirnos a otras comunidades que comparten la misma fe.

¿Qué otra lección podríamos aprender los evangélicos de la regla?

Categories:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s